Sunday, May 10, 2009

SAP

Escribo esta carta debido a una discusión que se ha visto repetida en mi acontecer social durante estos últimos años. Considero al cine una de las mejores opciones para pasar el rato, compartir un momento con amigos, entretenerse, divertirse con la familia, etc.; y es precisamente por eso que una ida al cine debería ser agradable para todos los que tengan en mente realizarla. Hoy en día, la industria cinematográfica es enorme, y nos brinda una gran gama de películas de diversos géneros y duraciones, cosa que nos permite realmente encontrar opciones muy entretenidas y acordes con nuestros gustos culturales.
En la última década, la piratería ha sido una amenaza constante para la industria del cine, habiendo bajado tremendamente el índice de asistentes a éste, y quedando claramente demostrado con el cierre de la cadena de alquiler de videos, Blockbuster, en todo el Perú. Es por eso muy importante que apoyemos a esta cruzada asistiendo al cine, y no reemplazando esta actividad con la compra de películas pirata, sobre todo las que están en esos momentos en cartelera. Pero ahora bien, las empresas de los distintos cines deberían colaborar con hacer más fácil esta elección, no sólo mostrando comerciales anti-piratería en las salas de cine antes que empiecen las películas que vayamos a ver, sino evitando que la gente no desee ver una determinada película en el cine.
Y es este tema precisamente el que pretendo exponer con esta carta: El doblaje de las películas extranjeras. De la gran cantidad de películas que se estrenan en otros países, tenemos la suerte de poder ver en nuestro país la mayoría de ellas. El problema, y se ha acentuado en los últimos años, es que a veces muchas de las películas que llegan han sido dobladas al español, sin tener la opción de ver la misma subtitulada. Si bien es cierto que muchas películas se presentan con las dos opciones, hay una gran suma de ellas que sólo se encuentran dobladas. Consideremos que esto lo sé gracias a que he llamado numerosas veces a distintos cines a preguntar si tienen opciones subtituladas para diversas películas, siendo la respuesta una rotunda negativa.
Ante el argumento que diría que las películas dobladas son las de género infantil o familiar, diré lo siguiente: La industria cinematográfica actual, busca crear filmes que puedan ser apreciados y disfrutados por un amplio público, de modo que las historias, situaciones y personajes de éstas, poseen una versatilidad que les permite ser de agrado para quien sea que quiera verlas. En segundo lugar, las películas actuales de dibujos animados, tienen como valor agregado el contar con las voces de reconocidos y estupendos actores para darles vida a los distintos personajes de las originales historias. Actores que han sido elegidos específicamente para representar a un determinado personaje, por contar con el tono de voz adecuado o incluso por haber influido en la apariencia de los mismos.
Ante otro argumento, el cual indica que el Perú es un país hispanohablante y que es correcto y adecuado doblar las películas, diré lo siguiente: No propondría jamás la opción de traer películas sin subtítulos, ya que es totalmente tirado de los pelos, como tampoco puedo exigirle a un niño de seis años que vaya al cine a leer los subtítulos de una película, por lo que me parece bien que en esos casos se presente la opción del doblaje. El problema cae precisamente cuando las películas llegan sólo dobladas. La opción de una película doblada es coherente, justa, correcta y legal. Pero esto no es motivo para cortar las otras posibilidades. Es hasta risible, considerando que subtitular una película es un proceso mucho más económico que doblarla.
Una película doblada pierde fluidez, naturalidad, emoción, impacto y sentimiento. Y para los que realmente disfrutamos el cine, sabemos que ver una película no es simplemente seguir una trama hasta que ésta se desenvuelva, sino que hay una combinación de elementos que brindan un orden perfecto al producto cinematográfico que es precisamente lo que al final nos permite haber disfrutado la película. Y al eliminar uno de esos elementos, el diálogo original, la película no logrará jamás tener el mismo efecto en su público. Lo que se transmitirá con esa película sólo será una versión incompleta de la idea que tuvieron los productores y creadores al inventar la historia plasmada luego en la pantalla.
Como mencioné al inicio, este tema ha salido a relucir muchas veces en distintas discusiones sociales con mis amigos y conocidos, llegando siempre todos a un mismo acuerdo. En los dos últimos años, han estado en cartelera muchas películas las cuales no he ido a ver por el simple motivo de no contar con una versión subtitulada. La solución: ¿comprar el DVD pirata que nos brinda la opción de elegir nosotros mismos el idioma? Espero que no. Hagamos algo al respecto. Defendamos la originalidad. Además, ¿a quién no le conviene poder usar el cine como ayuda para aprender otro idioma? Dos pájaros, un tiro.

RUF.

3 comments:

Yo said...

YO PAGO PARA ESCUCHAR A JACK BLACK, NO A BRUNO PINASCO

Stephania Castillo said...

Te doy toda la razón, yo quiero escuchar a Eddie Murphy haciendo del burro, en Shrek y no a un desconocido!
Y lo peor es cuando vienen traducidos en ESPAÑOL, DE ESPAÑA. WAAAAG,es imposible ver una película así.
En fin, buen post, me encanta tu blog. besos.

Anonymous said...

Totalmente de acuerdo. Oe, ya toca otro post no??