Wednesday, April 08, 2009

Crollywood wrote on your Wall:

Yo soy muchas cosas. Antes de que rueden los adjetivos fulminantes, destaco que una de estas tantas cosas que soy, es un comunicador. Publicista, para ser exacto, pero comunicador either way. Y es precisamente por eso que tengo que saber qué es la comunicación y cómo se manifiesta. Y para no entrar en floros aburridísimos de emisor – receptor, adelanto que lo que quiero hablar ahora es de la comunicación entre dos o más sujetos que se retroalimentan mutuamente creando una discusión o conversación. Claro que estamos hablando de un sistema que data de miles de años atrás. En la época greco-romana, las cartas se escribían con tinta en hojas de papiro que se enrollaban y ataban con cordones; consideren que el primer sistema postal bien documentado es el romano. Fue organizado en su tiempo por César Augusto (62 a.C. aprox.) y era llamado cursus publicus. Se dice que puede haber sido también el primer servicio postal verdadero (cómete tus calzones, Serpost). Luego pasaron los siglos sin mucha evolución en el rubro comunicacional, hasta 1833, cuando los alemanes Gauss y Weber instalaron una línea telegráfica de 1000 metros sobre los tejados de Göttingen (pequeño pueblito alemán donde trabajaban), creando un alfabeto especial para comunicarse y luego de algunos retoques técnicos, el telégrafo. Medio siglo después, Alexander Graham Bell y Antonio Meucci inventan el teléfono, el cual revoluciona al mundo hasta convertirse en lo que hoy tenemos todos en los bolsillos o carteras (ya sea en vibración o con sonido).
Luego apareció el popular monstruo de Internet, y con él todos los nuevos medios de comunicación que hoy conocemos: foros, blogs, chats, messenger y el protagonista de este post: Facebook.
¿Qué carajos con Facebook? Es el tercer brazo de todas las personas. Es el que sabe los chismes, el que tiene las fotos, el que sabe quién está con quién, el que cambia de look a cada rato, el que pasa los mensajitos, el que te ayuda a espiar a los demás sin que nadie se dé cuenta. Si no fuera virtual, diría que Facebook es un amigo gay.
Y lo gracioso es que ya no es algo pensado, que requiera meditación o que se te ocurra al sentarte en una computadora. Es inercia, pura y mecánica. Prendes la computadora, chequeas tu mail, te conectas al Messenger, te metes a Facebook. Así no hagas nada. Así no subas fotos. Así no escribas huevadas en el wall de nadie. Te metes y miras tu fucking profile por horas sin que nada en la realidad varíe. Y con los dos años y pico que tiene Facebook rondando, ya se ha formado hasta una suerte de “cultura Facebook”. Reglas y suposiciones que hemos ido asimilando y por alguna bizarra razón a nadie le parecen extrañas. Para todos es algo normal y nos parece raro encontrarnos con alguien (que pertenezca a una generación para la cual las computadoras NO son el anticristo, obvio) y que éste no tenga Facebook. Son bastantes los elementos que esta página web nos ha ido enseñando, y bastantes también las maneras que tenemos para utilizarlos. Por ejemplo:
La foto principal tiene que ser regia, obvio. No podemos poner la que salimos con las ojeras gigantes en la fiesta de Fulanita, o ese mal ángulo en la terraza de playa de Sutano que hace que un rollo rebelde arruine la dieta que desde octubre vine haciendo. Creamos también álbumes para hacer eternos los momentos divertidos y permitir que nuestros amigos y sus amistades (siempre y cuando activemos la opción que lo permita) puedan morirse de envidia cuando tengan claro que nos divertimos más y mejor que ellos. Colocamos efectos en las fotos para hacer menos monótono el sistema, un nombre creativo para el álbum y listo: El mundo ya puede apreciarme a mí y a mis fabulosos amigos. Claro que contamos también con el hoy conocido TAG. Una maldición o bendición, dependiendo de quién venga. Siempre está el desubicado que te “taggea” en una foto donde sales mortal, rodando por las esquinas, con varias copas encima, mientras él y su primita REGIOS en el centro de la foto. De ahí tienes que estar untagging todas las fotos que encuentres en el álbum, rogando que nadie que te interese las haya visto antes.
Facebook es también un flash informativo. Sandra is now listed as SINGLE. Bueno, querida Sandra, que Lima en su totalidad se entere de que tu relación acaba de verse completamente desintegrada. Personalmente, yo no entiendo el afán de hacer TAN público todo lo que le pasa a uno. Pero hay mucha gente que escribe su día a día en Facebook. Si salió a caminar, si está en la oficina, si está en la casa de su novio, si vio tal película, etc. Por Dios, poco les falta publicar su pasado sexual. Pero a pesar de todo, siempre hay una novedad en FB: Carlo es ahora amigo de Fiorella, Pedro se hizo fan de Caballeros del Zodiaco, Andrea likes your status, No sé quién te invita a jugar Texas Hold’em Poker, Chuchumeca comentó “ay ay ay no te creoooo esa fotooo jaja de cuando esss jajaja ay siii jajaja” en la foto de Iván, etc. Es un bombardeo de información; el Pearl Harbor de la web. Y como cada vez más gente aparece en FB, no nos queda otra más que depurar la cantidad abismal de data que nos brinda esta comunidad electrónica.
El rol que juega FB (sí, como se habrán dado cuenta, en adelante escribiré sólo las siglas, ya que me da flojera) es muy importante ya que es una especie de hoja de vida virtual. Cómo nos sentimos ese día se muestra en el status, nuestros últimos eventos se muestran en las fotos, qué canciones nos gustan, qué libros leemos, qué películas hemos visto, podemos hasta poner nuestros “Political Views” (que personalmente me parece una vil cojudez; a quién carajo le importa saber si soy centro derechista liberal algo conservador con pequeñas pizcas de demócrata) y nuestra visión religiosa (“Hola, creo en Brahamandrah, un dios compartido por sólo cinco personas aparte de mí en el planeta. Tiene doce brazos e inventó el humectante”). Pero digamos que todo lo que queramos se sepa de nosotros (o SÓLO lo que queramos, claro), puede estar en FB.
Considerando su antepasado, el nunca tan popular y hoy cholísimo Hi5 (perdón por la crudeza, pero es súper cierto, pues; la gente que sigue usando Hi5 es de TERROR), es impresionante ver la acogida y facilidad con la que FB ha entrado en la sociedad, peruana y mundial. El problema que surge ahora es: OK. Tengo Facebook. Ahora bien, ¿para qué lo uso? ¿Cuál es el objetivo de tener un perfil en la paginita ésta? Me encantaría ser la Pitonisa del Oráculo de Delfos y poder darles la respuesta precisa a esta interrogante (aunque creo que lo único que hacía la perra era dar acertijos confusos a los exploradores griegos; cero que daba soluciones), pero no hay una sola. Un primer grupo tiene FB porque siente que tiene que tenerlo. Lo crean, ponen cuatro fotos locas y se olvidan del tema. Luego hay un segundo grupo, los Facebookholics. Estos hacen del FB su cotidiano vivir: cuelgan fotos interdiario, comentan en todas las fotos ajenas, cambian su status como de calzón, juegan todos los jueguitos estúpidos que tiene FB y en los momentos que están fuera de la computadora, suelen hablar también de FB y algo que vieron ese día en la página. Un tercer grupo, en mi opinión el peor, cree que FB es su espacio mágico en la web para hacer amiguitos. La gracia de FB es poder estar al día con TUS amigos, ver en qué andan, cómo están, dónde se han ido, con quién están parando, qué se pusieron (chicas, las cuñas están siendo detectadas, sólo les digo eso), etc. Pero en fin, son tus amigos. Y a la vez, si armas tu perfil de modo simpático, es para que ellos puedan apreciarlo y saber, viceversa, cómo te va a ti. Pero hacer rondas en FB, buscando perfil tras perfil para agregar gente que NO conoces, escapa de mi criterio lógico. No puedo decir que han sido pocas las veces que me ha llegado un mail del tipo: Silvia Condori Alvarado has added you as a friend on Facebook. Acto seguido, entro a mi FB a ver quién es, preguntándome de dónde conoceré a esta muchacha. ¿Será una de las duendecillas que estudiaba derecho conmigo en la PUCP y cree que eso la hace mi amiga? ¿Será la amiga de alguien que conocí pero no me acuerdo de su cara? (el nombre me da pistas de que puede ser así) Pues no. Amigos en común = 0 (CERO) (Obvio). Entonces tengo que entrar a revisar el perfil de esta muchacha misteriosa. Leo un par de cosas (entro en shock con varias), reviso fotos diversas y obtengo las siguientes conclusiones: 1. No la conozco, me queda claro. 2. No la conoceré, me queda más claro aún. 3. Debido a las varias fotos que vi (la mayoría de Vento Perú), las cuales protagonizaba una chica vedettona de rulos pintados color caramelo acompañada de sus amigos, por lo visto compradores estrella de John Holden, determino que esta chica y yo no sólo no tenemos amigos en común; no tenemos NADA en común. Ergo, ¿por qué habría ella de agregarme? Enigma. Presiono ipso facto el botón “Ignore” y me olvido así de la existencia de Silvia. ADVERTENCIA: Hay veces que no sólo te agregan al FB, sino que te mandan un mensaje en conjunto con la invitación, indicando que pareces una persona “súper chévere” y “un xico muy lindo” (Nota de RUF: Sí, “xico”. Es “chico”, en mortífero) y que creen que “pueden ser buenos amigos”. No creo, reina. Por varios y diferentes motivos, no creo.
Finalmente, el cuarto grupo. Valga decir que el tercer y cuarto grupo no excluyen la pertenencia a cualquiera de los dos primeros, lo que cambia es el uso que se le da al FB de cada uno. Pero en fin, el cuatro grupo usa el FB para el primitivo y humano “booty call”. Aprovechar la privacidad de los mensajitos para asegurarse acuerdos cochinones y concretar actos prohibidos. Lo más gracioso es cuando esta gente se crea perfiles falsos para hacer más "discreta" su investigación. Por favor, es patético. Aunque es justo decir que también existen los románticos, que de algún modo u otro, logran hacer de FB una suerte de Cupido virtual.
Pero bueno, la realidad es ésa. Facebook es un nuevo medio comunicativo, informativo, seductivo, divertido, pretencioso, natural, falsísimo, original y moderno que sirve para demostrarle al mundo que realmente existes. Lo que depende de ti es mostrar qué tan fabulosa o trashy es esa existencia. Love me, hate me.
xoxo

4 comments:

Anonymous said...

Me encantó el post Ruf, me rio mucho leyendo tu página. Besos

Stephania.

Anonymous said...

como siempre, un exito man!

Anonymous said...

Increible. De los mejores que te he leído. ÑI!

Yo said...

ayyy la gente se muere por ti. Seguro todos te agregan a facebook. jajaja