Monday, September 22, 2008

A la Pirámide dile NO


Una pirámide es un poliedro limitado por una base, que es un polígono cualquiera; y por caras, que son triángulos y coinciden en un punto denominado ápice. Ya que no somos Arquímides, definamos una pirámide como una estructura triangular que va aumentando mientras llega más abajo. Precisamente es ésta la pirámide de la cual quería hablar.
Me ha dado mucha curiosidad ver cómo en los últimos años los grupos de venta en pirámide han aumentado como los cocainómanos en los años ochenta. Son como pequeñas sectas: te buscan por lo bajo cuando ven que puedes tener habilidades (o plata) para prosperar en su pequeño negocio, no te informan de nada hasta que llegues a la reunión oficial de iniciación, y si es que ya estás en este sacro meeting, te empiezan a contar de miembros alrededor de todo el mundo que han triunfado muchísimo siguiendo los lineamientos de la… “Orden”. Por Dios, la gente ya no sabe qué hacer para sacar plata.
Todo empieza, supongo yo, con las consultoras de cosmética barata, como Unique, Oriflame, Ebel y esas cosas. O sea, el día que alguien me diga que una consultora de M.A.C. o de Estée Lauder está reclutando gente para su pirámide me dan cinco soponcios al hilo. Bueno, la cuestión es que estas sujetillas se paseaban en las oficinas enseñando sus pequeños catálogos en soles, esperando que alguna muchacha de piel no muy sensible caiga en sus redes. No era un funcionamiento tal cual pirámide como lo conocemos hoy en día, pero digamos que es su antecedente más cercano: Evelyn con su taquetillo guinda esperando a que Giselle le pague el labial cerezo carmesí que le vendió en mayo.
Pero hoy en día, estos temas han evolucionado completamente. Ya no es Evelyn la única vendedora para el público demandante, sino que han aparecido toda esta suerte de cofradías comerciantes, los cuales sin darte cuenta, están mucho más cerca de lo que te habías imaginado.
No es que sepa de TODAS las marcas que venden en pirámide, pero puedo dar fe de las que sí, y he llegado a la irrefutable conclusión de que son un ligero fiasco y una seudo estafa que funciona para muy pocos. “Ay, mi tía se metió a una de esas empresas de pirámide y no sabes lo bien que le está yendo” Bueno, snaps for her. Pero a mí no me meten la rata pues.
Empecemos con la primera: Travel One. Ok, este sujeto me ha traído a Starbucks para explicarme un sistema complicadísimo de ventas, está haciendo garabatos en su cuaderno, me habla de viajes, de hoteles y pasajes. Todavía no sé qué cuerno habla. El Caramel Macchiato me está cayendo RE pesado y este personaje no está haciendo mi tarde más light. ¿Qué tengo que QUÉ? ¿Pagar mil doscientos dólares y para colmo meterle la yuca a más gente para que lo haga? ¿CON QUIÉN CREES QUE ESTÁS LIDIANDO PEDAZO DE GORDILLO CON DEMASIADO PRODUCTO PARA ESE PEINADO? (Y by the way, ¿por qué alguien seguiría usando gel? Es mortal y hay mucho mejores opciones)
En fin, la cuestión es que después de entender su bizarro sistema, pude llegar a la engorrosa conclusión de que lo único que le vendes a la gente es un sistema de rebajas en viajes y estadías, pero que te cuesta casi US$ 1,200.00 y que para que esa plata no se vaya al tacho, tienes que mandarte estas reuniones de conversión religiosa con gente a la cual conozcas y estés dispuesto a hacerles perder el tiempo. Citando a Alejandro Sanz: Te lo agradezco, pero NO.
Es decir, siendo lógicos, si tienes mil doscientos dólares para gastar en una boludez semejante, me puedo mandar un buen viaje a Las Vegas, Cancún o Bariloche, gracias. Y SIN tus descuentillos.
La Pirámide fit: Herbalife. Polvos nutricionales, pastillas, vitamínicos, tés, etc. Todos con el veintiúnico objetivo de bajar o controlar el peso. Señores, una palabra para ustedes: DIETA. El pack promedio de Herbalife, con sus brebajes y píldoras con nombres en inglés, como 2-Cell Activator, o Cell-u-Loss whatever, cuesta alrededor de US$ 230.00 y te asegura la lenta pero segura pérdida de peso. Bueno, les cuento que en Wong el kilo de tomate, de zanahoria, paquetes de lechuga y apio no suben de los S/. 3.70. Importante dato cuando haces tus cuentas a fin de mes. ¿Quieres bajar de peso? No TRAGUES. Punto.
Claro que es importante recalcar que Herbalife tiene un sistema de clientes que sólo consumen los productos y por lo otro lado, los miembros de la secta vendedora. Pero es muy trascendente recalcar que a estos últimos les importa un coño si bajaste 2 o 14 kilos. Sólo quieren que les compres un pack adicional el mes siguiente.
Peeeeeero, como son los habitantes de nuestra querida ciudad, Herbalife ya es un éxito. Muchos han caído en sus garras por el simple hecho de que les da flojera comer verdura.
Luego sé de la existencia de AGEL o algo así. No me he informado mucho al respecto, pero lo que he entendido es que es el mismo sistema de venta piramidal, pero esta vez, el producto consiste en geles nutricionales que puedes comer para tener más vitaminas, energía, desintoxicar el cuerpo, etc. Son diferentes sachets de gel que saben a las noventeras vitaminas de los Picapiedras, y claro, para unirte al clan AGEL y poder vender estas emocionantes pastas energizantes, sólo tienes que pagar la cómoda suma de aproximadamente US$ 1300.00. REGIO, ¿no? Se nota que es un producto SUPER útil, y nadie va a tener por qué decirme que no cuando vaya a sus casas a ofrecerles beneficios que pueden obtener, nuevamente, de cualquier verdura.
Yo sé, ahora bien, que como siempre, puedo sonar agrio, ácido y amargado con la vida al escribir estas cosas, pero soy simplemente fabuloso y realista. No niego, ante ninguna premisa, que los productos ofrecidos cumplan sus objetivos y que finalmente muchísima gente haya hecho un excelente negocio con las ventas de pirámide. Pero es más que claro que muchos se han quedado colgados en la mitad porque no pudieron embaucar a sus familiares o amigos, perdieron tiempo en la búsqueda de alguien que realmente le sobraba la plata y finalmente su inversión no fue fructífera. Además cabe resaltar que los productos ofrecidos están VULGARMENTE overpriced. Si quisiese en serio bajar de peso, puedo hacer la dieta de la cebolla, de Atkins, la del tilo; por Dios, creo que hasta Pun y sus (también) carísimas hierbas chinas sale más barato.
Es por eso que me indigno cuando estos sujetos te tratan de convencer con argumentos que leyeron en un libro de autoayuda tipo “Cómo triunfar en tu Negocio” o “Aprendiendo a convencer al cliente”. Te sacan el folder con los cheques enmicados enseñándote lo mucho que puedes llegar a cobrar. Luego las fotos de cuando todo el “equipo” se fue de viaje a Santa Marta o Costa Rica (recalco que en esos momentos, al ver al “equipo” sólo te dan más ganas de decir no a su seudo negocio). Bueno señores, yo no me sentiría bien diciéndole a mis conocidos que están a punto de invertir mil y pico dólares en la ruleta rusa. Es como apretarle el botón de Maximum Bet en la maquinita del casino cuando alguien ya metió su billete de 50 dólares.
Y para cerrar con algo obvio y muy inmaduro sobre los vendedores de pirámide y su afán pusher porque te metas a su negocio: Caen chinche.

5 comments:

Yenny said...

Espero que jamas me atrape la piramide !

Anonymous said...

jajajajajjaaaa evelyn jajajajajjajajajajajjaja

Anonymous said...

travel one es medio floro no?

Anonymous said...

Apurate que estoy esperando el espionaje urbano vol. 2

JOSE UR said...

PERO NO QUISIERAS METERTE UNOS CUANTOS DOLARILLOS ADICIONALES AL BOLSILLO DE VEZ EN CUANDO?
TU TAMBIEN ESTAFAS A LA GENTE CON TUS COMENTARIOS.
no se porque me meti en tu blog... quizas por error