Friday, March 09, 2007

Pecado Capital: Lujuria

Dirty. Filthy. Nasty. Too dirrty to clean my act up...; If you ain't dirrty... You ain't here to party!!!
Así empieza la canción "Dirrty" de Christina Aguilera... y las noches de muchos de nosotros. Entramos en un lujurioso mundo de deseos y posibilidades y damos rienda suelta a nuestros más viles trucos de atracción. Pero bueno, first things first. ¿Qué es la lujuria? Bien, se le llama lujuria a un deseo sexual desordenado e incontrolable. Para la Iglesia Católica es uno de los siete pecados capitales, para el hinduismo es a su vez uno de los cinco males y en general las religiones suelen considerarlo como un pecado grave. En ocasiones esta palabra se usa para denominar otro tipo de deseo distinto al sexual, pero no nos centraremos en ellas.
Hay algo que siempre va a estar en nuestras cabezas cada vez que se nos presente la oportunidad: SEXO. Cuatro letras que hacen girar y contorsionarse al mundo. ¿Por qué el sexo es tan importante? ¿Por qué siempre es un tema interesantísimo saber quién tiró con quién, quién llegó hasta tal punto con no sé quién, etc.? ¿Por qué el morbo de saber sobre la vida sexual de los demás seres que cohabitan con nosotros es de tan vital importancia? Pues bien, el sexo es como el dinero (qué cholo decir dinero; la próxima prometo escribir 'plata'). Si tienes mucho, quieres aprovecharlo al máximo; si no lo tienes, haces todo lo posible para conseguirlo y disfrutarlo; y si tienes poco, lo guardas para ocasiones super especiales pero en el fondo siempre te mueres por tener más. A partir de ese momento clave en la adolescencia en el que alguien te hace sentir cositas raras, y el porcentaje de frotes, toqueteos y agarres empieza a subir; el sexo se vuelve primordial y básico. Hace poco leí o conversé con alguien, la verdad no me acuerdo, sobre cómo casi todas las acciones de las personas pueden relacionarse con el sexo. La ropa que compramos, en parte, siempre está elegida en función a ver cuánto sexo podremos conseguir. Las dietas que hacemos, los perfumes que compramos, los regalos que damos, lo que pagamos en peluquerías, los sitios que concurrimos, etc. TODO gira en torno al sexo. Se dice que el hombre es un animal social. Yo creo que es un animal sexual (aunque visto desde cierto punto, hay TANTOS que ya quisieran ser animales sexuales. Varios no llegan ni a nivel koala). La idea de que el hombre quiere convivir en sociedad y necesita de los demás es cierta; pero el 70% de esta necesidad de relacionarse del hombre... es para tener sexo. Les pica la cuca. Hasta los 30 años (promedio), el hombre necesita sexo desenfrenadamente. Y acá debo aclarar que con sexo, no sólo me refiero a la relación sexual consumada, el coito, el acto sexual, el chuculún, como fuck quieran decirle. Me refiero al contacto de índole sexual entre dos personas (o más, siempre hay algún aventurero), que proporcione placer de algún tipo. No se me hagan los virginales a estas alturas.
Ahora bien, no voy a dar las razones biológicas que expliquen por qué los humanos sienten la necesidad de tener sexo, ni pienso darme el trabajo de leer toda la Enciclopedia Británica para examinar el tema a fondo. Yo soy un cronista urbano (hace tres semanas me acuñé el término, me pareció óptimo para definir mis boludeces), así que baso mis escritos en cosas que sé y que veo y/o aprendo en mi día a día. Ergo, hablo de la gente. Empezaré por las mujeres. Se compran faldas más cortas que artículo de periódico chicha, los escotes cada día están más vedettescos, se maquillan armadas para la seducción, se prenden del taco púa y van con la carterita enana directo a la conquista. Quieren que las vean, es obvio. La que lo niegue, más le vale que sea una testigo de Jehová, o ni cagando me la creo. Y así hayan otros estilos (la bohemia, la rockera, la recatada), siempre tienen en la mira atraer a alguien. Se hacen las desinteresadísimas con el sexo, pero una vez que llega, el taco termina en la lámpara y la carterita enana en el ascensor. Los hombres, por otro lado, tienen un estilo y un aproach distinto. Sin contar que la mitad de su adolescencia tienen como mejor acompañante sexual a sus manos y que ven porno como parte de su rutina diaria, una vez que llegan al contacto sexual, enloquecen. Se vuelven adictos, se afanan, inventan, exageran y sacan el tema a relucir siempre que sea posible. Tienen que llegar, por lo menos, a los 21 para entender el tema con claridad y sin baba. Pero los hombres son los que caen (casi siempre, aunque muchas veces es vice versa) en el embrujo de las mujeres. Ellas son las seductoras, las de las miraditas, las de la risita si ya hicieron contacto visual, las que hacen luchas por ser conseguidas. Imagínense esta escena con los protagonistas: chica A y chico B. Finalmente, la chica A baila con el chico B, los dos medio zampados, se cagan de risa, se dan cuenta que tienen en común al amigo X, que a la vez es primo de la mejor amiga de la chica A, y él es el ex de la hermana de otro chico patasa del chico B. "Ja ja ja" "¡No te creo!" "Sí, alucina" Besos van, besos vienen. Se encuentran la semana siguiente. Deciden salir. Salen, chapan. Base 2 para el chico B (yeee). Siguiente salida, base 3 (Chica A: "¿No estamos yendo muy rápido?"). Cuarta salida (Chico B: "¿Quieres venir a mi jato a ver unas pelas? Mis viejos están en la playa?")... chica A... es otra. Quinta salida; chico B le cae a chica A. Ya son enamorados. Sexo de nuevo. De nuevo. Y de nuevo. Mes y medio de enamorados: Chico B termina con chica A porque necesita "tiempo para pensar las huevadas". Chica A llora y odia a chico B. A la semana siguiente chico B, en el mismo sitio donde conoció a chica A, baila con chica C. La historia se repite, con ligeras variaciones. Por otro lado, chica A va a otro sitio, porque sabe que chico B está en el sitio donde se conocieron (amiga E le informó al respecto), y conoce a chico D ("Ay, nadaaaa que ver con el otro huevón, no sabes lo liiindo que me trata éste"). Las dos historias terminan en SEXO. Yo sé que también podemos hablar de el amor y esa shit, pero where's the fun in THAT? Así que no me critiquen.
El punto final, la conclusión del tema, es la misma con la que empecé: Todo es sexo. Siempre está el chiste de doble sentido, ser malpensados, las partes eróticas de las películas, la excusa "estaba borracho(a), no me acuerdo", las conversaciones largas con los amigos y las amigas sobre cómo es el sexo con sus enamorados(das) (luego dicen: "Oye gordo(a), por si acaso yo nunca converso de nuestras cosas con mis amigos(as)"), la masturbación, las canciones sensualonas, bailar gileramente, las fantasías sexuales, los... 'artefactos', internet, las afrodisíacos, etc, etc, etc. El mundo del sexo es una locura. Pero no podemos vivir sin él. Sólo finalizaré con una frase excelente de una sensual canción cantada por las RAGIAS Pussycat Dolls:
Don't cha wish your girlfriend was hot like me?
Don't cha wish your girlfriend was a freak like me?
... DON'T CHA?

5 comments:

Anonymous said...

al parecer hablas de lo que conoces....
Sabes creo que en la mayoría de lo que dices no te equivocas pero es importante resaltar que cuando uno se encuentra más solo más sexo quiere por tanto cuidado con el fondo.

Anonymous said...

yo opino que es excelente tu vision jaja. viva el sexo!!!

Anonymous said...

seria fabuloso q comentes sobre el sexo lésbico!

Anabella said...

Yo creoo que deberias hacer un post sobre tu vision hacia los gays, la homofobia, y que punto de vista tiene la sociedad. Ahh otra cosa me encanta tu blog!

Anonymous said...

Eres lo máximo! Tienes toda la razón en tu post. Espero que cada día seas más RAAAAGIO. L.