Wednesday, February 07, 2007

Be Pink.

Es impresionante ver cómo en los últimos años las generaciones y el mundo se han visto teñidos por todos lados por el inevitable mundo GAY. Empezamos por la televisión, donde un pionero Jack McPhee lloraba sus penas en Dawson's Creek, donde otro Jack McFarland saltaba como loca en Will & Grace, hasta el genial Queer Eye for the Straight Guy donde cinco muchachos (the Fab Five) arreglan la vida de despistados y cavernicolescos heterosexuales. Saltamos al cine, donde nos encontramos que ya ha sido desplazada la idea del gay enfermo en Philadelphia, o la loca travesti de The Birdcage; ahora los gays son amigos, consejeros, empresarios y sobretodo... especialistas.
Ahora está de moda tener al amigo gay. Claro que primero con las chicas; los patas aún no asimilan muy bien la huevada. ¿Quién mejor para acompañarlas a comprar? Ellas saben (o deberían saberlo, en caso no sea así, TOMEN NOTA, y sus enamorados me agradecerán) que sus enamorados se pasan de vueltas comprando con ellas. Se prueban TODO, no compran NADA, les gusta todo, no les gusta nada, les hacen cargar lo que van comprando, les escogen cosas diciendo "¡Ayyy gordo, esto te quedaría liiiindo!" y en el fondo él lo odia. Así pasa, queridas. Ergo, la aparición del amigo gay es óptima. Es como parar con las amigas, pero este chico tiene el punto de vista del hombre, por lo que les ayuda a entender a ese extraño submundo que a las mujeres les cuesta tanto entender... la mente masculina. Las mujeres del siglo XXI están chochas con su amigo gay; pueden tonear con ellos como zorras y no les importa, les lloran en el hombro y comprarten opiniones sobre si determinado chico es el indicado tanto para él como para ella (obviamente estamos hablado de diferentes hombres; si este no fuera el caso... ¿en qué clase de freak multisexual se están fijando?), así que en los últimos años se ha forjado este tipo de alianza Fag & Hag que es tan funcional como extraña. Ahora bien, no todo es flores y colores (aunque ya que estamos hablando de gays, probablemente casi TODO sean miles de flores y muchos fucking colores - YAY!); la homosexualidad (sí, dije esa repulsiva y Opus déi-ica palabra) sigue siendo un issue muy difícil de asimilar, y no todos tienen la facilidad o el apoyo suficiente, tanto personal como social, para solucionar un asunto de este tipo. Pero, mal que bien, el mundo ha dado las suficientes vueltas como para esclarecer cada vez más el poco iluminado camino y nos ha dado la habilidad para recorrerlo en el par de zapatos más RAGIOS que nos podemos imaginar (ojalá que nos diera el billete también. Unos Prada no bajan de $550 - FUCK!). Así que dejando la parte seria, psicosocial y compleja del asunto... regresemos a las trivialidades. Hoy en día ser gay es un arma de doble filo. Puede dar este título de ente glamoroso que todo lo sabe y puede vestir bien y arreglar desde Florcita hasta a Julia Roberts; pero también esta el cholifacio peluquera de garaje que va a inaguraciones de galerías de arte con miles de anillos, chalecos de satén rosado y zapatillas con flores bordadas (¿me muero, qué eres?), así que hay que tener mucho cuidado.
Ahora bien, con el boom gay de la última década también ha aparecido otro híbrido extraño el cual es muy difícil de definir: el metrosexual. What the fuck con éstos? No son gays (según ELLOS, OJO), pero los ves bien a la camisita pegada, el polo Lacoste rosado, jeans focalizados, gorrita, mochili-cartera (also known as a murse -> man + purse = murse), se bañan en cremas en la noche, tienen lentes de sol más fashion que la misma Victoria Beckham y siempre huelen rico. ¿Qué clase de aberración es ésta? No me malinterpreten, los hombres deberían tener mucho mejor gusto y preocuparse más por su aspecto, pero con tranqulidad, ¿ok? Incluso yo pienso que éstos hombres llevan el asunto a little too far. De ahí si alguien los cabrea, no tengan la concha de quejarse. Los gays tienen una suerte de licencia para hacer esas cosas. Así como a las mujeres se les permite tener la facilidad que tienen para entrar a todos lados, que les inviten trago, les paguen la cuenta (grrr... bitches) etc.; los gays tienen permiso social para vestirse más edgy de lo normal, ser más sarcásticos, hacer chongos ininterrumpidamente, burlarse de gente malvestida, saber ridículamente mucho de moda, cruzar la pierna cuando se sientan, tener más productos para la cara y el pelo que sus mamás y vivir a dieta. Pero claro que esto es parte del paquete; también viene con el hecho de ser más llorones, no captar ni mierda de fútbol, facilidad para deprimirse, cumpulsive shopping, desórdenes alimenticios y la dificultad de tener una relación estable. Pero recalco que estas son generalidades; no hay verdades absolutas, así que no me digan nada los gays que aman el fútbol y se visten fatal, o los straights que tienen toda la colección de Clarins for Men en su baño y sintieron algo raro cuando vieron a Brad Pitt en Troya (just kidding).
No quiero dejar de lado el emocionante y original mundo lesbiánico, pero digamos que no me siento lo suficientemente ilustrado con el tema como para poder dar una cátedra como la acabo de cuasi-dar en el otro vértice de la multicolor bandera. Prometo traer a una especialista y contarles más sobre ese simpático mundo.
Pero en fin... creo que el mundo ha logrado evolucionar lo suficiente y lo seguirá haciendo. Así que no se hagan paltas con lo que puede venir. Embrace the Pink. Aprovechen y llamen ahora a su gay favorito y díganle que lo quieren mucho. Y que se viste RAGIO.
Cheers Queers.

5 comments:

Sofia said...

Amor, la verdad es q I embraced the pink desde el dia q te conoci y bueno me viste como eva en Boston junto a skinny y ni se te movio un pelo. Me encanta poder saber de tu vertice de la bandera gay, te adoro rafi raf...
besos
Keanu

Anonymous said...

Ragio.

Anonymous said...

xochitl, popocatepl, oaxaca, tecnochitlan, nahuatl.

jo! said...

el mundo gay es una pose, bueno la vaca q es lo mejorcito gay aqui (q bad no? eso es lo mejorcito) pero bueno, la sociedad, la nuestra almenos, como q ya lo pasa, la culpa es de las mamas q nos crearon tantos ews y cosas como "no juegues futbol en la calle, eso es de pirañitas" q bueno, asi acabamos, ahora deal with it y acostumbrate a q no es mi amiguito sino mi novio y en la casa de playa duerme cnmigo ok!! besos raf, te sigo debiendo el cafe

Anonymous said...

Hey dude, te juro que cuando te veia entrar a la Office del Themis's club, ni se me ocurría que eras gay.

Good luck.

Goodkat