Friday, January 19, 2007

Qué bonita vecindad...

En el mundo de las leyes y el derecho, para ser más preciso, dentro de los denominados "derechos reales", se establecen las pautas legales de la propiedad. Dentro de ella tenemos la posesión, la tradición, el usufructo, transferencia, copropiedad, etc. Pero también se incluye la popular "propiedad horizontal", que no es más que un modo complicado y aburrido (como el 99% del mundo del derecho) de decir: un departamento. Un apartamento, un depa, un piso, un flat, como chu quieran decirle. Un piso (o medio) dentro de un edificio en el que vive un grupo de seres humanos que indirectamente conviven con el resto del building. Así es la vida de muchos peruanos; y así es la mía. Y por esas cosas de la vida, corrijo, por esas cosas del verano, hoy en la mañana entraron esos malignos rayos de magma luminosa a través de mi ventana... y me desperté. Debido a la distribución arquitectónica de mi cuarto y mi cama, la luz solar que entra por mi ventana nunca me da a los ojos (gracias a Dios), pero va directo a mis piernas y me empiezo a carbonizar como si estuviera haciendo puenting en medio del Popocatepetl, por ende, me despierto. Hoy sucedió aquello, y mientras me estiraba y me sacaba conejos (¿por qué se llaman así? CERO con el nombre. Estoy determinado a cambiarlo, y cuando el 2007 acabe, TODOS les dirán... ehm... aún no sé. Pero pronto inventaré un buen nombre) del cuello, escuché muchas voces y discusiones llevándose a cabo en el interior de mi edificio y los aledaños. Para que la imagen se entienda, les explico cómo se distribuyen desde mi ventana el resto de seres: Mi ventana está colocada en el cuarto y último piso de mi edificio, teniendo hacia abajo ventanas de otros departamentos distribuidas del mismo modo, y al frente tiene igualmente esta distribución, pero del edificio del costado, el cual es idéntico al mío. ¿Me siguen? La cuestión es que siempre escucho muchas cosas, desde peleas hasta terribles ronquidos en las noches que hacen de mi cuarto todo un receptor de... cualquier huevada. El asunto es que hoy, mi tonto y aún adormilado cuerpo no captó las tres primeras conversaciones, pero empecé a precatarme de lo divertidas que se tornaron y saqué mi siempre fiel y membretada (y RAGIA, claro; pero eso es un obvio) libretilla y empecé a apuntar al pie de la letra estos diálogos que resonaban en medio de Chacarilla.
Diálogo 1
Viernes 19 de enero. 11:12 a.m.
El primero de los diálogos fue entre Lorenita y su empleada, ama, niñera, mama, au pair (que RAGIO decir au pair jaja), whatever.
Lorenita: "No pues, no quiero, ¡no quierooo!
Ama: "¡Oye! ¡Lorena! ¡Lorenita! ¡No andas gritando oye! Llamo a tu mamá ¿ah? Tú sabes que yo lo (Nota de RUF: sí, dijo LO) llamo."
Lorenita: "¡Llámala pues! ¡No me importa! Yo le digo a mi papá y él me recoje y me voy a vivir con él."
Ama: "¡No sias malcriaaada, oy! Desubediente tias vuelto."
Lorenita: "Ya no voy a la playa entonces. Nunca más voy, pues. Y no me hables más que no quiero verte." [Portazo]
Me muero. Un horror Lorenita. Lo peor de todo es que hasta ahora no sé qué cosa no quería hacer Lorenita.
Diálogo 2
Viernes 19 de enero. 11:22 a.m.
Esta fue una llamada telefónica hecha por Daniela a su mamá. No era vía nextel, pero por alguna exótica razón Daniela decidió hablar en speaker y que todo retumbe debido a ésto.
Daniela: "¿Aló? ¡Mami! Hola mamita, ¿cómo estás? Oye, este... me acaba de llamar José Antonio y... "
Mamá: "¡No vas a ir a la playa Daniela! ¡Te lo dije una vez, te lo digo de nuevo: NO! Qué crees, ¿qué te vas a desaparecer cada vez que te de la gana y todos los fines de semana te vas a ir con el chico éste? De ninguna manera, Daniela."
Daniela: "¡Pero mami pues! ¿Qué me hago encerrada en Lima?"
Mamá: "¡Estudias, Daniela! A ver si por lo menos pasas el curso de verano. Estoy super ocupada, ¿ya? Hablamos más tarde en la casa." [click]
Se pasó de pendeja, Daniela. Bruta y conchuda. RAGIA la mamá ejecutiva ocupadísima que la putea. Daniela debería cambiar de vida con Lorenita que creo que le tienen que rogar para ir a la playa. Pero le cirque aún no acaba.
Diálogo 3
Viernes 19 de enero. 11:37 a.m.
Dos niños jugando/discutiendo. Al parecer sus personajes de ficción habían entrado en una suerte de conflicto.
Niño 1: "Ya pues, decía que yo tenía el beyblade de Dragon Galaxy, ¿ya? Y que tenía el ataque de tormenta estelar."
Niño 2: "No puez (Nota de RUF: el niño zezeaba. Colocaré "z" para graficar el efecto). ¡Eze ez el mejor ataque! Zi quierez tienez el bayblade de Kai y zu rayo de fuego."
Niño 1: "¡Nooo, noooo! Yo quiero el de Tyson que es más fuerte!"
Niño 2: "¡Nooo! Zi no ya no juego puez. Ademáz yo zoy el que te ha preztado el bayblade azul."
Niño 1: "¡Quédatelo entonces! ¡Y vete de mi cuarto!"
Ok. ¿Que chucha es Beyblade? Me demoré dos horas en averiguar cómo escribirlo siquiera. Es un programa infantil tipo Digimon, Pokémon o una de esos programas japoneses que llegaron a ser un hit en el mercado americano. Love you, Google. Pueden verlo acá: BEYBLADE.
En fin. Las discusiones se prolongaron un rato más, pero dejé de prestarles atención. Me levanté de mi cama y salí a averiguar qué habría de almuerzo. Arroz chaufa. Hmmm... buéh; qué tanto. Entre las peleas de los niños, la conchudez de Daniela y el genio de mierda de Lorenita, confirmo que vivo una vida realmente bizarra... pero divertida.

2 comments:

Anonymous said...

definitivamente Lorenita sabe muy bien como se consiguen las cosas y como hay q imponerse... pero aun asi que pase de vueltas la interaccion vecinal.

Anonymous said...

ruf estoy tirada en el piso matandome de risa
chau churroo