Monday, November 13, 2006

Pecado Capital: Pereza


He decidido tener otra edición especial en mi blog. En el interín de posts divertidos e irreverentes que suelo escribir, agregaré una serie de posts sobre los siete pecados capitales, y cómo cada uno de éstos se ve reflejado en nuestras vidas cotidianas. OJO: Lo voy a hacer con el tono socarrón y ácido intrínseco a mi estilo literario, por si acaso; no crean que les voy a dar una cátedra cucufata sobre el horror del pecado capital y el amor al prójimo. Un pequeño backround para ustedes: los pecados capitales, en la moral cristiana, son un tipo de pecado mortal originado por distintos vicios, los más comunes o más importantes del comportamiento humano. La clasificación actual es la que realizó Santo Tomás de Aquino, aunque no hizo más que concretar la ya realizada por Gregorio I hacia el año 600. Ésta comprende: Pereza, Ira, Soberbia, Envidia, Gula, Lujuria y Avaricia.

Ahora bien, a mí el tema me encanta. Me parece un theme genial; se puede hacer tanto con éste. Y es muy gracioso ver cómo repartimos estos 7 vicios a lo largo de nuestras vidas. En ésta primera edición, hablaré de la siempre presente y parsimónica pereza.
La pereza es es la reticencia o el olvido en realizar acciones, movimientos o trabajos. Traducido en nuestro idioma: No te da la REPINCHE gana de hacer algo. Lo más gracioso es que la pereza, dentro de lo flojos que nos hace, nos vuelve tan creativos que es sorprendente. Nos da una habilidad para inventar excusas que es impresionante; llegamos a conclusiones filosóficas: "Pucha, si no voy a mi clase ahora, de hecho voy a tener más tiempo para terminar lo otro que me falta, así que al final estaría en verdad ahorrándome tiempo" Ajá. Sí, claro. "Mejor hago una siestecita, para rendir mejor más tarde" F-L-O-R-O. Mueve el culo, coño. Siempre consideraremos que es mejor que otro conteste el teléfono, que nos pasen las cosas, que te vayan a comprar algo, que te ayuden a cargar las cosas, que otro maneje (relativo, claro. Gente cojuda al volante es algo que gana a cualquier pereza), que limpien tus desastres, que te sirvan la comida, "Ya que estás parado, ¿podrías _________ ?", etc. Ustedes me entienden, vaguitos de mi vida.
Tenemos una facilidad y fijación con delegar las cosas. "Ay, yo no creo que pueda ir, ¿le puedes entregar tú los papeles?" Mientras menos hagamos, más felices somos. Eso caaaaaansa. Yo sé. no tenemos ganas de nada, todo nos da flojera y preferimos pasar el rato en un rasking-balls/cukina completo mientras el resto de seres humanos a nuestro alrededor hace el trabajo duro. "Porfas", "me harías el favor de _____", "serías tan amable de _____", "¿me harías un favorsototote?", etc etc. No hacemos NADA. Y lo más gracioso es cuando nos piden hacer algo; ahí respondemos indignadísimos con la persona (perezosa esta también, ya que nos pide favores y delega trabajos): "Asuuu, te pasaste de pendejo, ¿no puedes hacerlo tú?", "¿Me has visto cara de doméstica?" Obviamente clásicos para las generaciones jóvenes son "Ya, me acabo el pucho y nos vamos", o también "OK, empezamos a estudiar en media hora". Mientras más se puedan alargar las situaciones, más vamos a intentar hacerlo.
Y por supuesto, todo es a última hora. Dos semanas para hacer la campaña, entregar el proyecto, terminar una chamba, etc. Y lo hacemos el día anterior. Bueno bueno, lo hacemos los dos días anteriores. ¿Por qué? No porque hayamos estado ocupados durante todo el tiempo que pudimos ir haciéndolo (a veces sí, el tiempo nos gana, es cierto. Pero que tire la primera piedra el que por mera vagancia NUNCA haya dejado algo para último minuto... ... ... ¿Tiraste la piedra? ¿Rompiste el monitor? Didn't think so.), sino porque no teníamos ganas de hacerlo antes. Así que como podemos apreciar, la pereza es un pecadillo que ninguno de nosotros puede dejar de lado. WE ARE LAZY. Pero qué tanto. No se frustren. La vida es corta, y si no nos damos esos momentitos de relax... terminamos hechos mierda y más arrugados que panetón mojado (ajjj, que fea imagen.) Listo. Pronto reapareceré con otro pecadillo... dénme un tiempo para elegir cuál sería el más apropiado. Ahora discúlpenme... voy a hacer una siestecilla, jejeje.

3 comments:

Anonymous said...

jaja no me quiero perder el proximo pecado.. ya la vi que voy a encajar en tantos de esos! buenaaaaaso tu post

Anonymous said...

rafito, creo que la pereza la tienes tu que no escribes nada hace tiempo jajajaja escribe pues rafilloooo, extraño tus posts TANTO, escribeeeeeeeeeee jajaja

Anonymous said...

rasking cuquina taaaanto.. jijiji, es yo creo, que mas es a final del año.. todo ya te harta y esperas veranillo.. bueno para los q chambean en verdad unos miseros dias festivos que caen justo fin e semana encontces los cagan, porq depsues ellos entran de nuevo a su ritmo perezoso, mientras q todos los otros seres humanos no destinados a trabajr todavia ( y obvio q no jalan cursos, ellos son mas flojos!) y tenen todo el verano libre lo utilizan para eos.. q viva la flojera!!!!