Saturday, September 30, 2006

Monólogos del Taxi

Este es un problema. Algo radical. Si en el Perú existiera un metro (como le dicen en Madrid) / subte (como dicen en Buenos Aires) / subway (en mi tan amado New York), o un sistema decente y simpático de buses y/o transporte público, yo, lo digo con toda sinceridad, me vería más que contento y tranquilo de utilizarlos. No tendría reparo y sería feliz de poder movilizarme a precios que no destruyan mi economía. Pero, en la realidad peruana, sólo contamos con un prehistórico y pestífero sistema de micros, combis, buses, custers (sólo sé que combi es la chiquita, la asesina; todo lo demás... puede ser un burro con un colchón y nunca veré la diferencia) ya que hay un gran factor de peligro, de cantidad de gente chelfa que viaja en estos medios (a millares - donde entran normal y humanamente 30, se meten 100- malditos chelfos), y una sobrecarga de estos vehículos regada en toda nuestra ciudad.
He ahí la crisis. Por ende, me veo forzado a usar taxis regularmente. Con lo descrito anteriormente, quiero hacer un COMUNICADO REGIONAL (ya que me refiero sólo a Lima, en provincias nunca he tenido problemas con taxis - moto o regular) a todos los taxistas que recorren la ciudad y que he tomado y tendré que tomar hasta que venza mi temor al Touring y saque mi brevete. Este COMUNICADO REGIONAL, incluye lo siguiente:
COMUNICADO REGIONAL A LOS TAXISTAS DE LIMA METROPOLITANA Y BALNEARIOS
"Señores taxistas de Lima Metropolitana y balnearios:
Les agradecería por favor, avisen con tiempo si tienen cambio para billetes de S/. 10 o S/. 20; y les digo de antemano que si no tienen y no me avisan, ustedes son los que se va a bajar en la bodega, quiosco o grifo para cambiar la plata (si quiero comprar cigarros en el grifo, se salvaron, porque bajo yo). Luego, por favor, si les pido que cambien la estación de radio, háganlo. Y no por un asunto de "el cliente siempre tiene la razón", pues sé que una afirmación semejante es too much para exigírsela, sino porque yo sufro (literalmente, mis neuronas empiezan a hacer sinapsis de modo doloroso) al escuchar estaciones muy chunchas. Empecemos por decir que a.m. NO se escucha. Tampoco radio Cumbia, Panamericana, La Inolvidable, NO. La "carrera" (cuan cherche término) no durará más de media hora, y luego pueden regresar a sus estaciones chumpis y dejarnos en paz, mutuamente.
También: NO me hablen. Por favor. Yo soy feliz escuchando la música, viendo el horrible o simpático ambiente limeño (depende del distrito), pensado en la inmortalidad del colibrí, o simplemente divagando en lo más cojudo de mis pensamientos. Ustedes, y lo digo por mis años de experiencia como pasajero de taxi, no tienen, ni tendrán, un tema de conversación que me interese. Empecemos por el fútbol: NO. ¿Ok? Lo odio, y sobretodo cuando se trata de fútbol peruano y su afición por el Boys o Cristal sale a relucir y no me queda otra más que sacar mi celular y pretender recibir una llamada larguísima que dura todo el trip ("¡Hola chola! ¿cómo andas? ¿en serio? ¡Cuéntame!" - eso puede durar hasta 25 minutos con varios "ajá", "no te creo", "oye, que bad", "si pues, ¿y qué más?"; olvídense, el Oscar va TANTO para mí. Nicole Kidman es una bicoca a mi costado). Tampoco me hablen de política, empezando porque es un tema que NUNCA me ha gustado, y luego, hablarlo cuando estoy camino a hacer otra cosa, y con un hombre que opina que "la situación es terrible" y cosas semejantes que TODO el mundo piensa y opina... no gracias. Evítenlo. Ahora, tomen rutas decentes. Si me llevan por barracones extraños, me provocará aventarme del carro porque creería que estoy al borde del secuestro, así que manténganse en rutas, avenidas y calles conocidas. Por último, dos cosas más: (i) Si su carro y/o usted huele relativamente mal, por favor coloque un deodorizador (o varios) en lugares donde se expanda el aroma; (ii) Si yo, por educación (recalco, por educación, no conversación), le pregunto al subirme al taxi "¿Qué tal, cómo está?", le ruego e imploro, por favor, NO me responda: "Ahí pues, usted sabe como anda la situación, uno tiene que buscar trabajo, y termina haciendo... bla bla bla." De ahí terminamos (no sé cómo) hablando de su hijita Yerly que celebró su cumpleaños con motivos de los Teletubbies.
Les agradezco de antemano,
YO."
Ahora bien, sé que este post nunca llegará a manos de un taxista, ya que mi blog es demasiado RAGIO para algo así... pero... ¿nadie sabe, no?

6 comments:

m&m said...

Rafa esto ya es demasiado.
Con el poco aliento que me keda t diré q tú y el resto de los peruanos odiamos a los taxistas...el problema es ke x alguna extraña razón ellos no kieren asimilarlo.
Sí, quieren ser tus amigos.

andrea said...

hola..una pregunta...lo que pasa es que mi apellido materno es ragio...y nunca supe que lo usaran para calificar algo...no se si es bueno o malo...podrias especificarme...gracias

Anonymous said...

RAfas siempre tiene la razon

Luciano said...

JAJAJAJAJAJAJA Ahi tienes tus derechos de autor Rafs :P q cague de risaaa...

Anonymous said...

Genial, Ruf... genial.

Candy said...

jajajajajaja muy bueno, a ver en que momento llega a manos de un taxista!