Wednesday, July 19, 2006

Pop-corn

OK, algo sucede con las películas en este país. Me está sacando un poco, mejor dicho, quizá bastante de quicio que hayan películas que nunca llegan!!!! Hellooooo!!! ¿Alguien dijo tercermundismo?

Yo, que me considero cinéfilo por naturaleza y amante de los buenos filmes (Sí, dije filmes), tengo que admitir que me parecen indignantes sucesos semejantes. Claro que, cuando digo que amo los buenos filmes (Sí, lo repetí), no lo digo del modo como lo hacen esos bohemios huachafos que consideran que cuando una película no es extranjera o no ha ganado premios en el Festival de cine de Toronto o Finlandia (les encantan los premios de "festivales", para ellos el Oscar es una bicoca de poca monta), NO es una buena película. ¡Ay, festivales mis polainas! Yo lloré a mares con Titanic, me sé de memoria el guión de Pretty Woman, y me cagué de risa con El Diario de la Princesa. Así que sin desmerecer a las películas serias, extranjeras y filosóficas, que me gustan, ver una buena película es cuestión de que te guste, no que se asemeje a las enseñanzas de Descartes o Kant.

Recapititulando; a mí me encanta ver los avances de las películas (previews, trailers, etc., como mierda quieran llamarles) en internet y me frustra tanto ver que van a estrenar una película allá (allá donde todo es más bonito y moderno; ustedes saben dónde es "allá", no me vengan) y luego darme cuenta que no llegará a nuestro terruño. Por algo existe la piratería y esas cosas, ¿ven? Por eso es que todos terminamos con los DVDs cagados por tanta película bamba y que los Blockbusters van muriendo uno por uno como si fueran los protagonistas de "10 Negritos" de Agatha Christie.

Bueno, me contentaré con ir al cine a ver Superman y películas así taquillerísimas que tienen estrenos mundiales, y son novedad absoluta aquí, en la China, en Istambul y República Checa. Entraré, iré a la confitería, donde los precios de cada golosina aumentan en un 225%, pediré una Coca-Cola Light mediana y una canchita chica. La chica del mostrador me sonreirá y me dirá tranquila: "Aquí está su pos-cor, señor."

No comments: